Iglesia Católica critica cerrazón de políticas sociales del  gobierno;  dan la impresión de estar creando clientes electorales 

  • Pandemia del COVID-19 mal manejada, generó crisis económica; por lo que ciudadanos organizados y generosos llevan alivio a sectores desprotegidos. 

    Irineo Pérez Melo.- La Iglesia Católica criticó la cerrazón de las politicas sociales inamovibles (del gobierno) que no dan respuesta satisfactoria a las necesidades de la gente y más bien dan la impresión de estar creando clientes electorales”, sin atender debidamente la crítica situación económica provocada por la pandemia del COVID-19 y el mal manejo de la misma. 

    Lo anterior se desprende del comunicado dominical emitido por la Oficina de Comunicación Social del Arzobispado de Xalapa, en donde señala que los ciudadanos organizados y generosos quienes han adoptado iniciativas efectivas para llevar un poco de alivio a los sectores más desprotegidos. 

    En el se explica que la crisis económica, que está golpeando a todos los sectores de la sociedad, también están generando verdaderos signos de caridad y de solidaridad por parte de la ciudadanía. 

    Los tiempos de crisis son también tiempos de unidad, de solidaridad y de generosidad. Tal es el caso de esta iniciativa que se reportó el pasado 4 de agosto de 2020, en el sitio oficial de la Conferencia del Episcopado Mexicano (www.cem.org.mx), refiere el comunicado, signado por el presbítero José Manuel Suazo Reyes. 

    En él se dio a conocer que “La Conferencia del Episcopado Mexicano, Cáritas Mexicana, La Comisión Episcopal de Pastoral Social, Compromiso Social Empresarial, y otros organismos empresariales como COPARMEX, USEM, Aliarse por México, El Consejo Coordinador Empresarial y el Consejo de la Comunicación están emprendiendo acciones de apoyo a la gente más alejada y vulnerable. Los discursos encantadores no sirven de nada, si no van acompañados de acciones concretas.  

    Señalan en el comunicado, que a través de la iniciativa Familias sin hambre, de manera solidaria, se lanzó el programa Cadena Solidaria de Alimentos y Medicinas el pasado 12 de abril del presente año.  

    Las ayudas captadas a través de donativos en www.DonaDespensas.mx se han traducido en miles de despensas que han sido distribuidas por medio de Cáritas a lo largo y ancho de nuestro país. Se habilitó además un centro de escucha y apoyo emocional para quienes están sufriendo los diversos efectos de esta emergencia sanitaria causada por el COVID-19, se añade 

    Además, se señala otra manera de apoyar a la gente en forma subsidiaria para reactivar la economía familiar, es el programa Medios de Vida mediante la plataforma www.YoQuieroTrabajar.mx y el número telefónico 5511154400.  

    “Este programa tiene como objetivo facilitar el empleo y el auto empleo a través de la orientación y acompañamiento especializado y la canalización a instituciones de capacitación, bolsas de trabajo y ayuda financiera. Estos recursos pueden ser de mucha utilidad para enfrentar los retos que viven millones de personas.  

    El comunicado lo cierran con este mensaje: “en familias sin hambre queremos llevar esperanza a todas las personas que, por los efectos de la crisis económica y laboral ocasionados por la pandemia del COVID-19, viven en la angustia diaria por carecer de un trabajo que les permita cubrir las necesidades básicas de sus familias. Tenemos la certeza de que juntos, con la ayuda de Dios, saldremos delante de los retos que tenemos en esta gran nación”. 

    Por otro lado, el comunicado refiere “cómo muchos hermanos según sus posibilidades, con extraordinaria generosidad, están llevando a las parroquias o directamente a Cáritas “sus 5 panes y 2 pescados” como dice el evangelio, para alimentar a otros que pasan necesidad. Unos en efectivo, otros en especie y otros con voluntariado, es un verdadero signo de caridad.  

    Con el apoyo de personas que generosamente ofrecen parte de su tiempo disponible en las Cáritas parroquiales se hace entrega de estas ayudas a todos aquellos que todos los días llegan a solicitar algo para sobrevivir.  

Un gesto sin duda admirable es también la corresponsabilidad y generosidad que muchos laicos han tenido con sus parroquias en estos tiempos de confinamiento para sostener el mantenimiento y los servicios que en las iglesias se siguen llevando a cabo. Que Dios pague la generosidad de todos los que en forma desinteresada y discreta siguen ayudando a los que menos tienen”, se indica por último.